El fin se acerca: ¿cómo recibir el regreso del Señor?

Hace 2000 años, los seguidores del Señor le preguntaron: “Cuál será la señal de tu venida y de la consumación de este siglo?” (Mateo 24:3). El Señor Jesús respondió: “Y habréis de oír de guerras y rumores de guerras. ¡Cuidado! No os alarméis, porque es necesario que todo esto suceda; pero todavía no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino, y en diferentes lugares habrá hambre y terremotos. Pero todo esto es solo el comienzo de dolores” (Mateo 24:6-8). Sigue leyendo “El fin se acerca: ¿cómo recibir el regreso del Señor?”

Coro Cristiano 2019 | “Himno del Reino: El Reino Ha Descendido al Mundo” Alabanza y Adoración

Coro Cristiano 2019 | “Himno del Reino: El Reino Ha Descendido al Mundo” Alabanza y Adoración
¡Ha sonado el conmovedor himno del reino, que anuncia al universo entero la llegada de Dios entre los hombres! ¡El reino de Dios ha llegado! ¡Todos los pueblos se alegran, todas las cosas se regocijan! Cuanto hay de un extremo al otro de los cielos es un derroche de algarabía. ¿Qué cautivadoras escenas de júbilo son estas? Sigue leyendo “Coro Cristiano 2019 | “Himno del Reino: El Reino Ha Descendido al Mundo” Alabanza y Adoración”

Canción cristiana | La humanidad necesita que Dios le dé la vida

Canción cristiana | La humanidad necesita que Dios le dé la vida
I
Sin Dios en el corazón, el hombre está en la oscuridad;
su vida es vacía, sin esperanza.
Muchos quieren preservar el progreso del hombre
pero el hombre sigue vacío sin la guía de Dios.
Nadie puede ser la vida del hombre,
no hay ciencia o saber, o democracia que lo calme.
El hombre aún pecará y de lo injusto se quejará.
Nada de esto frena su deseo y ansia de explorar.
El hombre necesita más que una justa sociedad,
libre, igualitaria y bien alimentada.
La salvación de Dios y la vida que Él da
son lo que el hombre necesita.
Sólo cuando el hombre reciba estas cosas de Dios
podrá tener lo que necesita;
su ambición por explorar y su vacío espiritual
se pueden solucionar.

Sigue leyendo “Canción cristiana | La humanidad necesita que Dios le dé la vida”

Palabras diarias de Dios | Fragmento 33 | “La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo II”

Dios dice: “A Dios no le importa que el hombre sea insensato; sólo pide que sea sincero
En Génesis 22:2, Dios le ordena: “Trae ahora a tu hijo, tu único hijo Isaac, a quien tú amas, y ve a la tierra de Moriah donde lo ofrecerás ahí como holocausto en una de las montañas que te indicaré”. El sentido de Dios estaba claro: le estaba diciendo a Abraham que le entregara a su único hijo Isaac, a quien amaba, en holocausto. Mirándolo hoy día, ¿sigue estando el mandato de Dios en conflicto con las nociones del hombre? ¡Claro que sí! Todo lo que Dios hizo en aquel momento es bastante contrario a las nociones del hombre y a este le resulta incomprensible. En sus nociones, las personas creen lo siguiente: cuando un hombre no creyó, y pensó que era imposible, Dios le dio un hijo, y después de haberlo tenido, le pidió que lo ofreciera; ¡increíble! ¿Qué pretendía hacer Dios en realidad? ¿Cuál era Su verdadero propósito? Le dio un hijo a Abraham incondicionalmente, pero también le pidió que hiciera una ofrenda incondicional. ¿Era esto excesivo? Desde el punto de vista de un tercero no sólo lo era, sino que parecía como querer “buscar un problema donde no lo hay”. Sin embargo, Abraham mismo no opinaba que Dios le estuviera pidiendo demasiado. Aunque tenía algunos pensamientos menores y sospechaba un poco de Dios, seguía estando preparado para hacer la ofrenda. En este punto, ¿ves algo que demuestre que Abraham estuviera dispuesto a ofrecer a su hijo? ¿Qué se indica en estas frases? El texto original dice lo siguiente: “Y Abraham se levantó temprano por la mañana y preparó su asno; tomó dos de sus hombres jóvenes con él y a Isaac su hijo, y partió la madera para el holocausto. Se levantó y se fue al lugar que Dios le había indicado” (Génesis 22:3). “Llegaron al lugar que Dios le había indicado y Abraham construyó un altar ahí; acomodó la madera y ató a Isaac su hijo, colocándolo sobre la madera del altar. Y Abraham estiró su mano y tomó el cuchillo para matar a su hijo” (Génesis 22:9-10). Cuando Abraham extendió su mano, y tomó el cuchillo para sacrificar a su hijo, ¿vio Dios sus acciones? Sí; las vio. Todo el proceso —desde el principio, cuando Dios le pidió a Abraham que sacrificara a Isaac, hasta el momento en que el hombre alzó el cuchillo para matar a su hijo— le mostró a Dios el corazón de Abraham, e independientemente de su insensatez, su ignorancia y su malinterpretación anteriores de Dios, en aquel momento su corazón era sincero, honesto; de verdad le iba a devolver a Isaac a Dios, ese hijo que Él le había dado. Dios vio obediencia en él, esa misma obediencia que Él deseaba.

Sigue leyendo “Palabras diarias de Dios | Fragmento 33 | “La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo II””

Canción cristiana 2020 | Dios está en el cielo y también en la tierra

Canción cristiana 2020 | Dios está en el cielo y también en la tierra
I
Dios es práctico en el corazón del hombre, cuando está en la tierra.
En el cielo, Dios manda sobre toda la creación.
Una vez Dios recorrió las montañas y aguas,
Él siempre se ha paseado entre los seres humanos.
Dios está en el cielo, pero también en la tierra.
Dios está entre todas las cosas y entre todos los hombres.
El hombre puede estar en contacto con Dios cada día,
y los hombres también pueden ver a Dios todos los días,
todos los días.

Sigue leyendo “Canción cristiana 2020 | Dios está en el cielo y también en la tierra”

Fragmento 7 | “Cómo conocer el carácter de Dios y los resultados que logrará Su obra”

Dios dice: “Existen muchas opiniones concernientes al estándar por el cual Dios establece el desenlace del hombre
Como cada persona está preocupada con su final, ¿sabéis cómo lo determina Dios? ¿De qué manera establece el desenlace de una persona? ¿Y qué tipo de estándar utiliza para ello? Y cuando el final está aún por establecerse, ¿qué hace Dios para revelarlo? ¿Lo sabe alguien? Como acabo de decir, algunos ya han investigado la palabra de Dios durante mucho tiempo. Están buscando pistas sobre el desenlace de la humanidad, sobre las categorías en las que se divide, y sobre los diferentes desenlaces que esperan a los distintos tipos de personas. También quieren saber cómo establece la palabra de Dios el final del hombre, el tipo de estándar que Dios utiliza, y la manera como lo hace. No obstante, al final estas personas nunca consiguen encontrar nada. De hecho, en la palabra de Dios se dice muy poco al respecto. ¿Por qué es así? Como el final del hombre está aún por revelarse, Dios no quiere decirle a nadie lo que va a ocurrir al final ni desea comunicarle a nadie su destino antes de tiempo. La razón es que no tendría ningún beneficio para el hombre. Ahora, sólo quiero hablaros de la forma en que Dios establece el desenlace del hombre, de los principios que Él emplea en Su obra para hacerlo, y para manifestar dicho final, así como del estándar que utiliza para establecer si alguien puede o no sobrevivir. ¿No es esto lo que más os preocupa? ¿Cómo conciben, pues, las personas la forma en la que Dios establece el desenlace del hombre? Hace un momento hablasteis un poco sobre este asunto. Algunos de vosotros dijisteis que es cuestión de cumplir fielmente con los deberes, de esforzarse por Dios; otros afirmaron que se trata de obedecer y satisfacer a Dios; los hubo que aseveraron que era estando a la misericordia de Dios; y también quienes opinaron que llevando una vida discreta… Cuando ponéis estas verdades en práctica, cuando practicáis los principios de vuestra imaginación, ¿sabéis lo que Dios piensa? ¿Habéis considerado si actuar así está satisfaciendo los propósitos de Dios? ¿Si atiende a Su estándar? ¿A Sus exigencias? Creo que la mayoría de las personas no reflexiona realmente sobre ello. Se limitan a aplicar mecánicamente una parte de la palabra de Dios, de los sermones, o los estándares de cierto hombre espiritual al que adoran, obligándose a hacer esto o aquello. Creen que esta es la forma correcta, y siguen ciñéndose a ella, llevándola a cabo sin importar lo que ocurra al final. Algunas personas piensan: “He creído durante tantos años; siempre lo he hecho así; siento que he satisfecho realmente a Dios y que he obtenido mucho de ello. Porque he llegado a entender muchas verdades durante este período, y muchas cosas que antes no entendía; en particular, muchas de mis ideas y opiniones han cambiado, mis valores vitales han cambiado mucho, y tengo un entendimiento bastante bueno de este mundo”. Estas personas creen que se trata de una cosecha y que es el resultado final de la obra de Dios para el hombre. En vuestra opinión, con estos estándares y considerando todas vuestras prácticas en conjunto, ¿estáis satisfaciendo los propósitos de Dios? Algunas personas responderán con toda certeza: “¡Por supuesto! Estamos practicando según la palabra de Dios, de acuerdo con lo que el hermano predicó y comunicó; estamos cumpliendo siempre con nuestro deber, siguiendo constantemente a Dios, y nunca lo hemos dejado. Por tanto, podemos decir con total confianza que le estamos satisfaciendo. No importa cuánto entendamos los propósitos de Dios, cuánto comprendamos de Su palabra, siempre hemos buscado la senda de ser compatibles con Él. Si actuamos y practicamos de la forma correcta, el resultado será correcto”. ¿Qué pensáis de esta perspectiva? ¿Es correcta? Quizás haya quienes digan: “Nunca pensé en esto antes. Sólo creo que si continúo cumpliendo con mi deber y sigo actuando según las exigencias de la palabra de Dios, puedo sobrevivir. Nunca he considerado el poder satisfacer el corazón de Dios ni si estoy alcanzando el estándar que Él exige. Como Dios nunca me lo ha indicado ni me ha proporcionado instrucciones claras, creo que mientras siga así Él estará satisfecho y no debería de tener más exigencias para mí”. ¿Son estas unas creencias correctas? En lo que a Mí respecta, esta forma de practicar, de pensar, y estos puntos de vista traen consigo fantasías y un poco de ceguera. Cuando digo esto, tal vez algunos de vosotros os sintáis un poco desanimados: “¿Ceguera? Si es una ‘ceguera’, nuestra esperanza de salvación, de sobrevivir es muy escasa e incierta, ¿no es así? ¿No es Tu forma de expresarlo como derramar agua fría sobre nosotros?”. Creáis lo que creáis, lo que digo y hago no tiene el propósito de haceros sentir como si se hubiese derramado agua fría sobre vosotros. Más bien la intención es mejorar vuestro entendimiento de los propósitos de Dios, y vuestra comprensión de lo que Él está pensando, lo que quiere lograr, qué tipo de persona le gusta, qué detesta, qué desprecia, a qué tipo de persona quiere ganar, y cuál desdeña. La intención es aportar claridad a vuestra mente, ayudaros a saber con nitidez cuánto se han desviado del estándar exigido por Dios las acciones y los pensamientos de todos y cada uno de vosotros. ¿Es necesario hablar de estos temas? Porque sé que habéis creído durante mucho tiempo, y habéis escuchado mucha predicación, y sin embargo son precisamente las cosas de las que más carecéis. Es posible que hayáis recogido cada verdad en vuestro cuaderno como también aquello que os parece personalmente importante en vuestra mente y en vuestro corazón. Planeáis usarlo cuando estéis practicando, para satisfacer a Dios; lo usáis cuando os encontréis en necesidad o atravesando los tiempos difíciles que tenéis ante vuestros ojos; o simplemente dejáis que estas verdades os acompañen mientras vivís vuestra vida. En lo que a Mí respecta, si sólo estáis practicando, la exactitud con la que lo hagáis no es importante. ¿Qué es, pues, lo importante? Que mientras practiques tu corazón sepa con toda certeza si todo lo que estás haciendo, cada hecho, es o no lo que Dios quiere; si todo lo que haces, todo lo que piensas, así como el resultado y el objetivo de tu corazón satisfacen o no los propósitos de Dios, atienden o no a Sus exigencias, y si Él lo aprueba o no. Estas son las cosas importantes”.

Sigue leyendo “Fragmento 7 | “Cómo conocer el carácter de Dios y los resultados que logrará Su obra””

Fragmento 16 | “Cómo conocer el carácter de Dios y los resultados que logrará Su obra”

Dios dice: “La actitud de Dios hacia quienes huyen durante Su obra
Encontraréis este tipo de persona en todas partes: después de haber estado seguras respecto al camino de Dios, por diversas razones se marchan en silencio, sin despedirse, para ir y hacer lo que su corazón desea. Por el momento no nos detendremos en por qué lo hacen. Primero echaremos un vistazo a la actitud de Dios hacia este tipo de persona. ¡Está muy claro! Desde el momento en que se va, a los ojos de Dios su creencia ha llegado a su fin. No la ha acabado el individuo, sino Dios. Que esta persona le dejase significa que ya lo había rechazado, que ya no lo amaba. Significa que no acepta la salvación de Dios. Y si esta persona no quiere a Dios, ¿seguirá Él queriéndola? Además, cuando esta persona tiene esta actitud, esta opinión, y está decidida a abandonar a Dios, ya ha ofendido Su carácter. Aunque no estalló de ira ni maldijo a Dios ni se involucró en conducta vil o excesiva alguna, y aunque esta persona esté pensando: Si llega un día en que ya esté harto de divertirme fuera, o cuando siga necesitando a Dios para algo, volveré. O si Dios me lo pide, regresaré. O dice: Cuando me lastimen en el exterior, cuando vea que el mundo es allí demasiado oscuro y malvado, y ya no quiera seguir su corriente, retornaré a Dios. Aunque esta persona haya calculado en su mente el punto en el que va a volver, aunque haya dejado abierta la puerta para su regreso, no es consciente de que independientemente de cómo piense y planifique, todo esto no son más que ilusiones. Su mayor error es no tener claro cómo se siente Dios cuando ellos quieren marcharse. Empezando por el momento concreto en que la persona se decide a dejar a Dios, Él ya la ha abandonado; ya ha establecido su desenlace en Su corazón. ¿Y cuál es? Que esta persona es uno de los hámsteres, y perecerá con ellos. De modo que las personas ven a menudo este tipo de situación: alguien abandona a Dios, pero no recibe castigo. Dios opera según Sus propios principios. Las personas sólo pueden ver algunas cosas, pero otras sólo se deciden en el corazón de Dios, por lo que ellas no pueden ver el resultado. Lo que las personas ven no es necesariamente el lado verdadero de las cosas; pero el otro lado, el que tú no ves, son los verdaderos pensamientos y conclusiones del corazón de Dios.

Sigue leyendo “Fragmento 16 | “Cómo conocer el carácter de Dios y los resultados que logrará Su obra””

Canción cristiana | La autoridad de Dios es un símbolo de Su identidad

Canción cristiana | La autoridad de Dios es un símbolo de Su identidad
I
Dios es vida, la fuente de todo ser vivo.
La autoridad de Dios hace que cualquier cosa obedezca Sus palabras.
La palabra de Dios les hace existir.
Cuando Dios ordena, vivirán y se reproducirán.
Dios gobierna a todo ser viviente,
y no habrá desviación por la eternidad.
El poder de Dios puede crear cosas con cualquier forma
llenas de vida y energía.
Y esto es determinado por la vida de Dios.

Sigue leyendo “Canción cristiana | La autoridad de Dios es un símbolo de Su identidad”

La Palabra de Dios | Es muy importante entender el carácter de Dios

Dios dice: “Hay muchas cosas que espero que logréis. Sin embargo, vuestros actos y toda vuestra vida no pueden satisfacer Mis exigencias en su totalidad. Por tanto, debo ir directo al grano y explicaros Mi corazón y Mi mente. Dado que vuestras capacidades de discernimiento y de apreciación son muy pobres, además del hecho de que ignoráis casi por completo Mi carácter y Mi esencia, es un asunto urgente que Yo os informe de esto. Independientemente de cuánto hayas entendido antes o de si estás dispuesto a entender estas cuestiones, todavía Yo debo explicároslas en detalle. Esta cuestión no es muy ajena a vosotros; sin embargo, no parecéis comprender ni estar familiarizados con el significado que ella contiene. Muchos sólo tienen un vislumbre de entendimiento y, en su mayor parte, un conocimiento superficial de este asunto. Para ayudaros mejor a practicar la verdad, es decir, a poner mejor Mis palabras en práctica, creo que esto es lo primero que tenéis que llegar a conocer. De lo contrario, vuestra fe permanecerá ciega, hipócrita y muy coloreada por la religión. Si no comprendes el carácter de Dios, te será imposible hacer el trabajo que deberías hacer para Él. Si desconoces la esencia de Dios, también te resultará imposible mantener reverencia y temor hacia Él; sólo habrá una descuidada superficialidad y prevaricación, y además una incorregible blasfemia. Comprender el carácter de Dios es realmente muy importante y no se puede pasar por alto conocer Su esencia, aunque nadie haya examinado a conciencia ni profundizado en esta cuestión. Es evidente que todos vosotros habéis desestimado los decretos administrativos que Yo promulgué. Si vosotros no entendéis el carácter de Dios, entonces vosotros ofenderéis fácilmente Su carácter. Semejante ofensa equivale a enfurecer a Dios mismo y, en definitiva, se convierte en una transgresión contra los decretos administrativos. Ahora deberías darte cuenta de que puedes comprender el carácter de Dios cuando llegues a conocer Su esencia, y entender que Su carácter equivale a comprender los decretos administrativos. Ciertamente, muchos de ellos implican el carácter de Dios, pero en ellos no se expresa la totalidad del mismo. Esto exige que lleguéis a estar más familiarizados con el carácter de Dios.

No os hablo hoy como en una conversación corriente, así que debéis considerar Mis palabras con seriedad y, además, reflexionar profundamente sobre ellas. Con esto quiero decir que hasta ahora habéis dedicado demasiado poco esfuerzo a las palabras que he pronunciado. En lo que se refiere al carácter de Dios, aun estáis menos dispuestos a contemplarlo, y muy pocos os dedicáis a esto. Por consiguiente, afirmo que vuestra fe es sólo palabras meramente grandiosas. Incluso ahora, ni uno de vosotros ha dedicado ningún esfuerzo verdadero a vuestra debilidad más vital. Me habéis defraudado, después de todo el dolor que he soportado por vosotros. No me sorprende que seáis tan desafiantes hacia Dios y llevéis una vida tan desprovista de verdad. ¿Cómo pueden considerarse santas semejantes personas? ¡El cielo no tolerará una cosa así! Como tenéis tan escaso entendimiento, Yo tendré que esforzarme más.

Sigue leyendo “La Palabra de Dios | Es muy importante entender el carácter de Dios”

Canción cristiana | Dios pone toda Su esperanza en el hombre

Canción cristiana | Dios pone toda Su esperanza en el hombre
I
Desde el principio hasta hoy,
sólo el hombre puede conversar con Dios.
Sólo el hombre es capaz de conversar con Dios,
entre todas las cosas vivientes y lo que Él creó.
El hombre tiene oídos para oír, y ojos para ver;
tiene ideas, y lenguaje, así como libre albedrío.
Tiene todas las habilidades que se requieren
para oír a Dios hablar y entender Su voluntad,
y aceptar la comisión de Dios,
y aceptar Su comisión,
por eso Dios pone Su esperanza en el hombre.
Quiere que este sea Su compañero,
que tenga el mismo corazón y piense igual que Él,
y que pueda caminar junto a Él, junto a Él, junto a Él.

Sigue leyendo “Canción cristiana | Dios pone toda Su esperanza en el hombre”