La sólida integridad de Job avergüenza a Satanás y hace que huya presa del pánico

   约伯俯伏祷告1(修改皮肤暴露)

    ¿Qué hizo Dios cuando Job se sometido a este tormento? Observó, vio y esperó el desenlace. ¿Cómo se sentía mientras observaba y aguardaba el resultado? Apesadumbrado, por supuesto. Pero, como resultado de Su pesar, ¿pudo haberse arrepentido de permitirle a Satanás que tentara a Job? La respuesta es no. Y es que Él creía firmemente que Job era perfecto y recto, que le temía y se apartaba del mal. Dios le había dado, sencillamente, a Satanás la oportunidad de verificar la justicia de Job delante de Él, y de revelar su propia maldad y lo despreciable de su ser. Además, fue una oportunidad para que Job diese testimonio, delante de las personas del mundo y hasta de los que siguen a Dios, de su justicia, de su temor de Dios, y de que se apartaba del mal. ¿Demostró el desenlace final que la valoración que Dios había hecho de Job fue correcta y sin error? ¿Venció realmente Job a Satanás? Aquí leemos las palabras arquetípicas habladas por Job, palabras que demuestran que lo venció. Él declaró: “Salí desnudo del vientre de mi madre y desnudo regresaré a él”. Esta es la actitud de obediencia de Job a Dios. Después, afirmó: “Jehová dio y Jehová quitó; bendito sea el nombre de Jehová”. Estas palabras pronunciadas por Job demuestran que Dios observa las profundidades del corazón del hombre, que puede mirar dentro de la mente del hombre, que Su aprobación de Job es inequívoca, y que este hombre aprobado por Dios era justo. “… Jehová dio y Jehová quitó; bendito sea el nombre de Jehová”. Estas palabras, que son el testimonio que Job da de Dios, son normales, pero fueron las que acobardaron a Satanás, las que lo avergonzaron y provocaron que huyera presa del pánico; además, lo encadenaron y dejaron sin recursos. Estas palabras también hicieron que Satanás sintiese lo maravilloso y poderoso de los hechos de Jehová Dios, y permitieron que percibiese el extraordinario carisma de alguien cuyo corazón estaba gobernado por el camino de Dios. Le demostraron, asimismo, a Satanás la poderosa vitalidad mostrada por un hombre pequeño e insignificante al sumarse al camino del temor a Dios y de apartarse del mal. Satanás salió así derrotado de la primera competición. A pesar de su “perspectiva obtenida duramente”, no tenía intención de dejar ir a Job ni se produjo cambio alguno en su naturaleza maliciosa. Satanás trató de seguir atacándole, y se presentó delante de Dios una vez más…

De “Continuación de La Palabra Aparece en Carne”

Fuente: La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo II

Recomendación: Iglesia de Dios Todopoderoso  Dios Todopoderoso  Relámpago Oriental  el Señor Jesús

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s