Atravesando el cerco hermético de Satanás (Parte 1)

Atravesando el cerco hermético de Satanás (Parte 1)

Zhao Gang

✍Este pasado noviembre fue terriblemente frío en el nordeste de China, nada de la nieve que cayó al suelo se derritió, y muchas personas que caminaban en el exterior tenían tanto frío que se metían las manos en las axilas y andaban con precaución, con el cuerpo encorvado. El otro día por la mañana temprano los vientos soplaban del noroeste, cuando yo, mi cuñado, su esposa y aproximadamente una docena de hermanos y hermanas estábamos sentados en mi casa sobre el cálido kang (una plataforma de ladrillos calentables). Todos teníamos un ejemplar de la Biblia a nuestro lado y, en las manos, sosteníamos una copia del libro El juicio comienza por la casa de Dios. Dos hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso estaban comunicando sobre la verdad relativa a las tres etapas de la obra de Dios. Las dos hermanas estaban haciendo dibujos de las tres etapas de la obra conforme hablaban: “La obra de Dios para la salvación de la humanidad puede dividirse en tres etapas: de la Era de la Ley a la Era de la Gracia y, después, a la Era del Reino. Cada etapa de la obra es más nueva, más mejorada y también más profunda que la etapa anterior. La obra llevada a cabo en los últimos días es la etapa final de la obra, en la que Dios expresa palabras para juzgar y purificar al hombre…”. Nosotros asentíamos con la cabeza mientras escuchábamos, y nuestras mentes se sentían especialmente claras: ¡quién habría pensado que el plan de gestión de Dios para la salvación de la humanidad tendría tantos misterios! Además de Dios mismo, ¿quién más podría hablar tan claramente de los misterios de estas tres etapas de la obra de Dios? ¡Esta es verdaderamente la obra de Dios! Hablamos hasta la noche del día siguiente, y todo nuestro grupo expresó una disposición a buscar y examinar la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días.

Después de esto, las dos hermanas pasaron a hablar sobre la verdad relativa a la relevancia de la encarnación de Dios, y el resto de nosotros estábamos escuchando con atención cuando, de repente, apareció la líder de nuestra iglesia, Wang Ping. Cuando ella entró en la casa señaló ásperamente con el dedo a las dos hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso y me preguntó: “¿Qué están haciendo estas dos?”. Yo hablé con franqueza: “Son la hermana Zhang y la hermana Mu…”. Pero antes incluso de que yo pudiera terminar de hablar, ella dijo en un tono exasperado: “¿Quiénes son la hermana Zhang y la hermana Mu? Veo que son predicadoras del Relámpago Oriental, son ladronas de ovejas…”. Después de que Wang Ping terminara de hablar, todos allí sentados en estado de shock. Yo pensé: “La hermana Wang Ping casi siempre ha hablado sobre amar a los demás como a uno mismo y amar a nuestros enemigos; ¿por qué entra ella hoy aquí diciendo tales cosas irrazonables? ¿Por qué está ella juzgando y condenando a estas dos hermanas?”. Yo estaba pensando en esto cuando oí a la hermana Zhang decir con calma a Wang Ping: “Hermana, no hay intenciones ocultas en que nosotras hayamos venido aquí hoy. Sólo queremos difundiros el evangelio del retorno del Señor…”. Wang Ping interrumpió a la hermana Zhang y gritó: “¿El retorno del Señor? Ni siquiera nosotros los que servimos como líderes sabemos nada sobre el retorno del Señor, ¿cómo podríais saber vosotras algo sobre esto? ¡Eso no es posible! El Señor Jesús dijo: ‘Todos los que vinieron antes de mí son ladrones y salteadores, pero las ovejas no les hicieron caso’ (Juan 10:8). Tenéis que iros las dos ahora mismo y no volváis más aquí”. Cuando oí a Wang Ping decir esto sentí repulsión en mi interior: “Habitualmente ella siempre predica bien; ¿cómo es que de repente puede ser tan poco compasiva?”. Así que le pregunté a Wang Ping: “Hermana Wang, es tarde. ¿Adónde les estás pidiendo que vayan? El Señor nos enseña que debemos amar incluso a nuestros enemigos, no digamos ya a estas dos hermanas que creen en Dios. Si las tratamos de esta forma, no pareceremos de ninguna manera creyentes en el Señor…”. Pero, antes incluso de que yo pudiera terminar lo que estaba diciendo, Wang Ping agarró con ansiedad la mano de la esposa de mi cuñado y les dijo a ella y a su marido: “Si Zhao Gang no quiere que estas dos mujeres se marchen, vámonos entonces. ¡No las escucharemos!”. Cuando terminó de decir esto, agarró furiosamente a estos dos y salieron los tres.

Después de que ellos se marcharan, la hermana Mu se giró hacia nosotros y nos preguntó: “Hermanos y hermanas, ¿cómo os sentís con respecto a la escena que acabamos de presenciar? ¡Debatamos esto juntos!”. Todos los hermanos y hermanas giraron la cabeza hacia mí, sin que ninguno de ellos dijera una palabra. Yo dije con franqueza: “Hermana, después de nuestras lecturas de la palabra de Dios a lo largo de estos dos últimos días, y tras escuchar vuestra enseñanza, creo firmemente que las palabras de Dios Todopoderoso son la verdad, y que Dios Todopoderoso es el retorno del Señor Jesús. Sin embargo, las cosas que Wang Ping dijo no carecen de razón. Después de todo, ella es nuestra líder y ha tenido fe en el Señor durante mucho tiempo. Ella está muy familiarizada con la Biblia y siempre ha usado su energía para ir de acá para allá sirviendo al Señor. Si el Señor ha regresado, ella debería ser la primera en saberlo”. La hermana Zhang respondió amablemente: “Las personas creen que el retorno del Señor debe ser conocido en primer lugar por los líderes, que después hablan de ello a los creyentes, pero ¿hay realmente algún tipo de fundamento en la palabra de Dios para esta clase de pensamiento? ¿Es esta una realidad que se conforma a la verdad y a la obra de Dios o no? Recordemos la vez anterior en la que el Señor Jesús vino a llevar a cabo Su obra. Aquellos fariseos judíos también creían que los que habían servido a Dios durante generaciones debían sin duda ser las primeras personas a quienes se les debía aparecer el Mesías en caso de que viniera. Nunca se les pasó por la cabeza la idea de que el Señor Jesús no se revelara primero a ellos, sino que esos pescadores y publicanos que eran menospreciados serían los primeros en escuchar el evangelio y venir ante el Señor. Este hecho debe hacernos conscientes de que Dios no sólo esclarece a los que sirven como líderes. No es como si Él no esclareciera a los creyentes comunes que lo siguen, porque Dios es justo y sin duda no tiene favoritismo con nadie. Dios aprueba a las personas bondadosas que tienen sed de buscar la verdad. Es justo como el Señor Jesús dijo: ‘Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados. […] Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios’ (Mateo 5:6,8). Dios Todopoderoso también dijo: ‘Dios busca a aquellos que anhelan que Él aparezca. Busca a aquellos que son capaces de oír Sus palabras, los que no han olvidado Su comisión y le ofrecen su corazón y su cuerpo. Él busca a aquellos que son tan obedientes como bebés delante de Él, y no se resisten a Él’ (‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”). Esto nos permite ver que mientras amemos la verdad y tengamos sed de la verdad, independientemente de si tenemos o no algún estatus, independientemente de cuánto sepamos sobre la Biblia, Dios nos esclarecerá y nos guiará a todos. Él nos permitirá escuchar Su voz y presenciar Su aparición. Si los que sirven como líderes piensan que Dios debe darles primero la revelación a ellos cuando Él vuelva, esto muestra entonces que no tienen ningún entendimiento de la obra de Dios, que no conocen el carácter justo de Dios. Esto también muestra que son muy arrogantes. Tal como se dice en la palabra de Dios Todopoderoso: “Por tanto, afirmo que quienes han ‘visto claramente’ a Dios y Su obra son ineficaces, todos arrogantes e ignorantes. El hombre no debería definir la obra de Dios; además, no puede hacerlo. A los ojos de Dios, el hombre es simplemente más pequeño que una hormiga, así que, ¿cómo puede este sondear Su obra? Los que están diciendo constantemente: ‘Dios no obra de esta o de esa manera’ o ‘Dios es esto o aquello’, ¿no son todos ellos arrogantes?” (‘Prefacio’ en “La Palabra manifestada en carne”). La omnipotencia y la sabiduría de Dios son profundas e inconmensurables. Las personas son sólo pequeñas criaturas. Su mente y sus pensamientos son finitos. ¿Cómo podrían ser capaces de comprender la obra del Creador? Por tanto, mientras esperamos a que el Señor vuelva, deberíamos venerar a Dios en nuestro corazón y buscar e investigar detenidamente. No deberíamos usar nuestros propios conceptos e imaginaciones para confinar y juzgar a Dios conforme a nuestros deseos, porque esto ofenderá el carácter de Dios, y también destruirá las propias oportunidades de uno de recibir la salvación”. Después de escuchar la enseñanza de la hermana, entendí que somos tan insignificantes en la presencia de Dios. Somos incluso más pequeños que las hormigas y, además, hemos sido corrompidos por Satanás hasta el punto de que estamos llenos de un carácter corrupto de arrogancia y engreimiento. Nos encanta confiar siempre en nuestras imaginaciones y conceptos para confinar a Dios. Cada vez que la obra de Dios no se conforma a nuestros conceptos, incluso negamos, condenamos y nos resistimos a Dios. Aparentemente, si el hombre no entiende la verdad y no tiene una sola pizca de reverencia a Dios en su corazón, para él es posible hacer todo lo que quiera. ¡Esto es muy peligroso! Esto me recordó que el Señor Jesús dijo en una ocasión: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a sabios e inteligentes, y las revelaste a los niños. Sí, Padre, porque así fue de tu agrado” (Mateo 11:25-26). ¡No fue hasta hoy que vi que así son las cosas realmente! La enseñanza de la hermana Zhang me permitió reconocer que esta idea de que “los líderes deberían ser los primeros en recibir la revelación cuando el Señor vuelva” es falsa y absurda, que simplemente no se conforma a la verdad, y que es absolutamente el concepto y la imaginación del hombre. En realidad, sólo los que tengan sed de la verdad y busquen la voz de Dios tendrán la oportunidad de recibir la obra de Dios y Su guía, así como de ser llevados ante Dios. Esto me dio un nuevo entendimiento de la ecuanimidad y la justicia de Dios. ¡Gracias a Dios!

Por la mañana temprano del día siguiente, después de que la hermana Zhang y la hermana Mu se hubieran marchado, mi compañero el hermano Guan, que está más arriba que yo en nuestra iglesia, vino a mí y me preguntó: “Hermano Zhao, he oído que todos vosotros creéis en el Relámpago Oriental. ¿Es así?”. Yo le dije solemnemente: “Sí, acepto la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días, porque a través de las palabras de Dios Todopoderoso he llegado a entender muchas verdades que anteriormente no entendía, como los misterios de Sus tres etapas de la obra y la relevancia de la encarnación de Dios. Veo que las palabras de Dios Todopoderoso son ‘las palabras habladas por el Espíritu Santo a las iglesias’ tal como se profetiza en el libro de Apocalipsis”. El hermano Guan me miró y me dijo: “Hermano Zhao, ¿realmente vas a seguir lo que estas personas creen? ¿Sabes qué clase de personas son?”. Yo dije: “Veo que su humanidad es excepcional y que hablan muy claramente sobre la verdad. Todo lo que exponen tiene que ver con las verdades de la obra de Dios. Verdaderamente yo he ganado mucho estos dos últimos días”. El hermano Guan me dijo airadamente: “¿Cómo puedes ser tan terco? Hebreos 6:6-8 nos dice: ‘pero después cayeron, es imposible renovarlos otra vez para arrepentimiento, puesto que de nuevo crucifican para sí mismos al Hijo de Dios y le exponen a la ignominia pública. Porque la tierra que bebe la lluvia que con frecuencia cae sobre ella y produce vegetación útil a aquellos por los cuales es cultivada, recibe bendición de Dios; pero si produce espinos y abrojos no vale nada, está próxima a ser maldecida, y termina por ser quemada’. Tú eres predicador, disfrutas tanto de la gracia del Señor, pero no sólo no estás llevando a los hermanos y hermanas a creer en el Señor, sino que en su lugar estás llevándolos a marcharse de la iglesia. ¿Acaso no tienes miedo de ser castigado? Si no cambias, podrías perder la protección del Señor, y no podrás anhelar los buenos días de la vejez. Tus enfermedades pasadas se repetirán, y tus dos hijos no tendrán buenos trabajos…”.

Después de que el hermano Guan se marchara, me sentí un poco nervioso, y pensé: “Las cosas que él dijo parecen tener algo de razón, ¿qué debo hacer yo entonces en el caso de que mi fe en Dios Todopoderoso cause que yo pierda la gracia del Señor?”. Cuando pensé en esto sentí que mi corazón se debilitaba, por lo que me arrodillé apresuradamente y oré a Dios: “¡Dios Todopoderoso! Las palabras del hermano Guan me han debilitado. ¡Dios! ¿Son realmente ciertas o no las cosas que él dijo? Realmente no sé qué hacer ahora…”. Mientras yo estaba orando a Dios, mi esposa volvió y le conté lo que acababa de ocurrir. Después de oír esto ella me dijo nerviosamente: “¿Es eso lo que él dijo realmente?”. Asentí con la cabeza, y mi esposa dijo con preocupación: “Él ha sido un líder importante que ha creído en el Señor durante muchos años, y que está muy familiarizado con la Biblia. Creo que él no diría mentiras. Si va a ser realmente como él dice, ¿qué debemos hacer?”. En ese momento pensé de repente en la verdad de las tres etapas de la obra de Dios de las que la hermana Zhang y la hermana Mu habían hablado: “La obra de Dios para la salvación de la humanidad se divide en tres etapas, pero las tres etapas son llevadas a cabo por un solo Dios”. Al pensar en esto, de repente me quedó claro, y dije impulsivamente a mi mujer: “Sé que lo que el hermano Guan dijo no parece correcto. Él dijo que al aceptar la obra de Dios en los últimos días estamos abandonando el camino del Señor y traicionando al Señor Jesús, pero las palabras de Dios Todopoderoso que hemos estado leyendo estos días son verdaderamente la voz de Dios. Dios Todopoderoso es el retorno del Señor Jesús. Al seguir a Dios Todopoderoso estamos siguiendo realmente las pisadas del Cordero. Somos aquellos que son las vírgenes prudentes. ¿Por qué nos castigaría el Señor? …”. Estábamos en medio de este debate cuando entraron la hermana Zhang y la hermana Mu…

Fuente del artículo: Iglesia de Dios Todopoderoso

“Scripture taken from LA BIBLIA DE LAS AMERICAS®, © Copyright 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation Used by permission.” (www.LBLA.com)

Siguiente: Atravesando el cerco hermético de Satanás (Parte 2)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s