Revelando el misterio del juicio de los últimos días y el de entrar en el reino de los cielos

Muchos creyentes en el Señor creen que serán llevados directamente al reino de los cielos cuando regrese el Señor, no es posible para llevar a cabo la obra de juicio, porque en cuando Dios castiga al hombre, significa que el hombre será condenado y castigado, ¿este punto de vista coincide con la voluntad de Dios? ¿Cuál es el efecto de la obra de juicio de Dios de los últimos días? ¿Qué hay relación entre el juicio de los últimos días y entrar en el reino de los cielos?

Dios Todopoderoso expresa Su Palabra para revelarnos que juzgará a todos los hombres los purificará por completo y llevará a los santos al Cielo. Pero mucha gente religiosa que cree en el Señor no entiende Su voluntad. Creen que el Señor llevará a los santos al reino de los Cielos cuando regrese y que se marchara sin juzgarnos ni castigarnos. Ellos creen que el Juicio que vendrá va a significar su condena y su total perdición, y por eso se niegan a aceptar el juicio en los últimos días. Solo esperan el regreso de Jesús para ser llevados a los cielos. De hecho, no han comprendido la voluntad de Dios. La obra de redención de Jesús es allanar el camino que nos lleva al Juicio Final. Su único objetivo es el de purificar y salvar a los hombres, y dejarles entrar y descansar en Su Reino. Sin embargo, Dios realiza esta obra en varios pasos y etapas, y no de una sola vez. Al final de su obra de redención, Dios prometió que volvería para llevarse a los santos. Pero nadie puede comprender cómo Dios se los llevará cuándo regrese a nosotros. De hecho, cuando Él venga a llevárselos, primero postrará a todos los hombres ante Su trono, para que acepten ser juzgados y purificados por Él y hacerles entonces dignos. Estos son los santos ascendidos al reino de los cielos. Pero hay una cosa que el hombre no acepta: los que son llevados ante Dios, tienen que pasar por el juicio y el castigo y así obtener la santidad. Y es por ello que inventan ideas sobre el juicio de Dios al final de los tiempos. Pensad en ello. ¿El juicio y el escarmiento son una bendición de Dios? ¿O por contra son condena y castigo? Mucha gente no puede entenderlo. Leamos primero algunas palabras de Dios Todopoderoso. Dios Todopoderoso dice: “Lo que Dios maldice es la desobediencia del hombre y lo que Él juzga son los pecados del hombre. Aunque Él habla severamente y sin la menor sensibilidad, Él revela todo lo que hay dentro del hombre y a través de estas palabras severas revela lo que es esencial dentro del hombre pero a través de ese juicio le da al hombre un conocimiento profundo de la esencia de la carne y, por lo tanto, el hombre se somete a la obediencia frente a Dios. La carne del hombre es de pecado y de Satanás, es desobediente y el objeto del castigo de Dios, en consecuencia, para permitirle al hombre que se conozca, las palabras del juicio de Dios le deben suceder y todo tipo de refinamiento se debe emplear; sólo entonces puede ser efectiva la obra de Dios”.
“Hoy Dios os juzga y os castiga y os condena, pero sabe que tu condenación es para que te puedas conocer a ti mismo. Condenación, maldición, juicio, castigo, todos estos son para que te puedas conocer a ti mismo para que tu carácter pueda cambiar y, sobre todo, para que puedas conocer tu valía y ver que todas las acciones de Dios son justas y de acuerdo con Su carácter y las necesidades de Su obra que Él obra de acuerdo con Su plan para la salvación del hombre y que Él es el Dios justo que ama al hombre y salva al hombre y quien juzga y castiga al hombre. […] Dios no ha venido a matar ni a destruir sino a juzgar, maldecir, castigar y salvar”.
“Todos vosotros vivís en un lugar de pecado y libertinaje; todos sois personas libertinas y pecadoras. Hoy no sólo podéis ver a Dios, sino lo que es más importante, habéis recibido castigo y juicio, una salvación tan profunda, esto es, el amor más grande de Dios. Todo lo que Él hace es amor verdadero por vosotros; no tiene malas intenciones. Él os juzga por vuestros pecados, para que os examinéis y recibáis esta tremenda salvación. Todo esto se hace para trabajar al hombre. De principio a fin, Dios ha hecho todo lo posible para salvar al hombre, y sin duda no está dispuesto a destruir completamente al hombre que creó con Sus propias manos. Ahora, Él ha venido entre vosotros para obrar; ¿no es esto aún más salvación? Si Él os odiara, ¿seguiría haciendo una obra de tal magnitud para guiaros personalmente? ¿Por qué iba a sufrir así? Dios no os odia ni tiene ninguna mala intención hacia vosotros. Deberíais saber que el amor de Dios es el más verdadero de todos. Es sólo por culpa de la desobediencia de las personas que Él tiene que salvarlas por medio del juicio; de lo contrario, no se salvarían. Como no sabéis cómo llevar una vida o cómo vivir, vivís en este lugar libertino y pecador, y sois diablos libertinos e inmundos, Él no soporta dejar que os volváis aún más depravados; tampoco soporta veros vivir en un lugar inmundo como este, pisoteados por Satanás a su antojo, o para dejaros caer en el Hades. Él sólo quiere ganar a este grupo de vosotros y salvaros totalmente. Este es el propósito principal de hacer la obra de conquista en vosotros, es sólo para salvación” (La Palabra manifestada en carne).
En las palabras de Dios, vemos con claridad que cuando nos juzgue y condene en el final de los tiempos, no intentará fulminarnos. Él desea que conozcamos la verdad de cómo Satanás nos ha corrompido profundamente, que descubramos nuestra capacidad para oponernos a Él y traicionarle, y que conozcamos su carácter santo, justo y que no se puede ofender. Pretende despertar nuestras almas y nuestros corazones, para salvarnos de nuestra depravación, y que vivamos la auténtica humanidad obteniendo la salvación. Si el hombre no es juzgado y castigado por Dios, incapaz de ver las raíces de su corrupción, incapaz también de descubrir su naturaleza satánica que peque y se resiste a Dios o de conocer Su carácter justo, es entonces, cuando la naturaleza corrompida del hombre no cambiaría y no obedecería fielmente, ni veneraría a Dios. De este modo, ¿cómo podemos ser dignos de entrar en el reino de los Cielos? Es evidente que Dios juzga al hombre, y que Su objetivo final es purificarle y salvarle. Que el hombre sea juzgado y obtenga la purificación es Su mayor bendición, es la salvación y muestra de Su amor hacia la humanidad envilecida. Veamos, ¿Cómo entonces juzgará Dios a los hombres?

del guion de la película de El despertar del sueño

Ver más:  ¿Cómo realiza Dios Todopoderoso Su obra de juicio en los últimos días? ¿Cómo expresa Él Sus palabras para juzgar, purificar y perfeccionar al hombre? Esta es la verdad que necesitamos conocer desesperadamente ya. Si nos percatamos de la obra de Dios Todopoderoso, podemos oír verdaderamente la voz de Dios y ser elevados ante Su trono. ¡Explicádnoslo de manera más detallada, por favor!

Una respuesta a “Revelando el misterio del juicio de los últimos días y el de entrar en el reino de los cielos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s