Cómo resolver una sequía espiritual: la respuesta se encuentra dentro de su experiencia (Parte 1)

Por Yangwang, Corea del Sur

Nací en una familia de cristianos: soy la tercera generación de creyentes. He ido a la iglesia para adorar al Señor con mi familia desde que era pequeña, y después de crecer asumí puestos de servicio en la iglesia como diaconisa, exhortadora y contadora. A lo largo de todo mi viaje de 70 años, siempre he buscado al Señor.

(Source: Fotolia)

En el 2013, me di cuenta de que la iglesia se estaba volviendo cada vez más desolada. Los pastores y los ancianos siempre hablaban en lugares comunes en sus sermones; no había nueva luz, y escucharlos no resolvía ninguna dificultad práctica para nosotros. Cuando encontrábamos problemas, aún no podíamos encontrar un camino a seguir. Con frecuencia hablaban de sus experiencias personales que los llevaron a trabajar para el Señor, sobre cuánto habían sufrido y el precio tan alto que habían pagado. Me cansé de escucharlo. Además, otros hermanos y hermanas eran espiritualmente débiles y su fe se había vuelto tibia. A pesar de que los pastores y los ancianos intentaban algunas cosas para revivir la iglesia, como organizar salidas para creyentes y campamentos de verano, era solo un momento de diversión y, después del hecho, la condición espiritual de todos regresaba a donde había estado: negativa y débil. También noté que en cada servicio, cuando los que servían a la iglesia como ancianos y exhortadores ofrecían oraciones en nombre de los demás, siempre oraban de acuerdo con las plantillas que ya habían sido escritas. Sentí que la verdadera oración debería ser hablar con el Señor desde el corazón, aunque solo fueran unas pocas palabras. Eso es porque el Señor dijo: “Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad” (Juan 4:24). Sus oraciones, solo recitando oraciones que ya habían sido escritas, no eran verdaderas oraciones y ciertamente no podían alegrar al Señor. Cuando los líderes de la iglesia ocupaban los puestos de diácono, no se seleccionaban a las personas con buen comportamiento, vigilantes, fieles en todas las cosas y no codiciosas como se requería en las Escrituras (ver 1 Timoteo 3:1-11). En cambio, nombraron a personas que habían contribuido más en las ofrendas y mostraron entusiasmo. El comportamiento de los líderes de la iglesia era contrario a las enseñanzas del Señor en todo momento; dirigieron a la congregación completamente de acuerdo con su propia doctrina personal. No vi ningún liderazgo del Señor dentro de ese tipo de iglesia, no podía sentir la obra del Espíritu Santo y no podía obtener ningún sustento verdadero en mi vida. Me sentí realmente abatida, y que no se podía ganar nada adorando a Dios dentro de una iglesia como esa. Terminé separándome de esa iglesia en mayo de 2013.

Después de irme descubrí que, dado que mi vida había girado completamente alrededor de la iglesia, había perdido el equilibrio para la vida en el mundo exterior. No sabía a dónde ir ni qué hacer, me sentía perdida e indefensa. En un esfuerzo por encontrar un lugar que estuviera en línea con las enseñanzas del Señor y que pudiera darme sustento en la vida, comencé a conectarme en línea para escuchar los sermones de pastores famosos, tanto de Corea del Sur como del extranjero. Pasé tres meses de esta manera. También me puse en contacto con una misionera de mi iglesia anterior que había comenzado su propia iglesia después de graduarse de la escuela de teología, pero después de un período de tiempo esa iglesia se había vuelto tan desolada que ella era su único miembro restante. En ese momento, estaba escuchando sermones en línea y tenía reuniones con ella, pero si era ese pastor que se había graduado de la escuela de teología o los pastores famosos de todo el mundo, no podía encontrar ningún disfrute en sus sermones. Mi vida espiritual seguía sin sustento, así que seguí buscando una iglesia con la obra del Espíritu Santo.

Tres meses después me puse en contacto con otra iglesia. Todos sus pastores llevaban una vida recta de pobreza y los miembros de la iglesia parecían tener fe. Sentí que sus enseñanzas estaban en línea con la Biblia, así que comencé a asistir a varias de sus actividades y asumí el cargo de contadora para uno de sus pequeños grupos. Pero después de un período de tiempo descubrí que al principio y al final de cada servicio, siempre oraban en lenguas, y consideraban que hablar en lenguas era la única evidencia de tener la obra del Espíritu Santo y haber sido salvo. Pero no estaba de acuerdo en absoluto, porque se dice en la Biblia, en Gálatas 5:22-23, “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; […]”. Mi comprensión de la Escritura era que entender las palabras de Dios y producir los nueve frutos del Espíritu Santo en su vida era pura fe, y solo eso era evidencia de tener la obra del Espíritu Santo. Y en los servicios, los pastores siempre predicaban una y otra vez sobre cosas realmente antiguas sin ningún tipo de luz nueva. La mayoría de las personas en la congregación se quedaban dormidas durante el servicio. Solo seguían los movimientos o rituales. No podía ver nada de la alegría que la gente debería tener al adorar al Señor, y la mayoría de las personas estaban en un estado negativo y deprimido. Al ver estos servicios llevados a cabo de una manera tan descuidada, pensé para mí misma: “¿Podría el Señor alegrarse de ver a las personas simplemente seguir los movimientos del servicio? ¿Sería feliz? En el servicio, ¿está el Señor realmente todavía con nosotros?” Eso me trajo a la mente esto del Libro de Apocalipsis: “Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: […] Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque dices: ‘Soy rico, me he enriquecido y de nada tengo necesidad’; y no sabes que eres un miserable y digno de lástima, y pobre, ciego y desnudo” (Apocalipsis 3:14, 15-17). ¿No era la condición de esa iglesia como la de la iglesia de los laodicenses? Los pastores siempre predicaban sobre las mismas cosas antiguas, la presencia y las bendiciones del Señor estaban ausentes en las reuniones, pero estaban llenas de rituales y reglas. Los hermanos y hermanas no eran fríos ni calientes, entonces, ¿no serían escupidos de la boca del Señor como agua tibia? ¿No significa eso que el Señor nos descartaría? Me di cuenta de que esa iglesia tampoco podía satisfacer mis necesidades espirituales; esto me dejó sintiéndome vacía e indefensa. Mirando hacia atrás, vi que todas y cada una de las iglesias por las que había pasado habían sido las mismas. Todos mantenían las apariencias, acudían a los servicios, pero carecían por completo de la obra y la guía del Espíritu Santo. Yo estaba realmente sufriendo. Mi única esperanza en ese momento era que el Señor volviera pronto para poder ganar algo de sustento. También frecuentemente le oraba al Señor: “¡Oh Señor! ¿Cuándo regresarás?”

Después de eso me puse más ansiosa, constantemente mirando en línea. Cada vez que tenía la oportunidad, buscaba términos como “la voz de Dios” y “los pasos de Dios” que se refieren a la aparición de Dios. Esperaba encontrar algo sobre el regreso del Señor, encontrar una iglesia que pudiera ayudarme a encontrar sustento en mi vida. Luego, la mañana del 27 de enero de 2016, no sabía lo que había buscado, pero cuando reproduje un vídeo, escuché estas asombrosas palabras: “Mi reino se está formando sobre todo el universo y Mi trono se está apoderando de los corazones de trillones de personas. Con la ayuda de los ángeles, Mi gran logro pronto se llevará a un término exitoso. Todas las multitudes de Mis hijos y Mi pueblo esperan ansiosamente Mi regreso, anticipando Mi reunión con ellos, para nunca más volver a separarnos. ¿Cómo podría todo el pueblo de Mi reino no correr de un lado a otro celebrando los unos con los otros que Yo esté junto a ellos? ¿A quién se le ocurriría ahorrar costos en esta reunión? Soy honorable a los ojos de todos; soy proclamado en las bocas de todos. Cuando regrese, voy a conquistar a todas las fuerzas enemigas aún más” (‘Capítulo 27’ en “La Palabra manifestada en carne”). Aunque no podía entender todo lo que había en este, decía que el reino de Dios tomaría forma en todo el universo, que el pueblo de Dios regresaría ante Él y que las fuerzas de Satanás serían conquistadas por Dios. Realmente sentí que todo esto contenía la autoridad y el poder de Dios mismo, y que estas no eran palabras que cualquier humano pudiera pronunciar. Alcé los oídos y escuché atentamente. Hacía bastante frío, así que al principio estaba acostada con una manta sobre mí, pero a medida que seguía escuchando, automáticamente me levanté y me arrodillé para escuchar el resto. Entonces escuché esto en el vídeo: “¡El momento ha llegado! ¡Pondré Mi obra en marcha; reinaré supremo entre los hombres! ¡Voy a regresar! ¡Me voy a ir! Esto es lo que todos están anticipando, lo que están esperando. ¡Quiero dejar que todos vean la llegada de Mi día y que gozosamente le den la bienvenida al arribo de Mi día!” (‘Capítulo 27’ en “La Palabra manifestada en carne”). Cuanto más escuchaba, más sentía cuán autoritarias eran estas palabras, y me preguntaba con urgencia, “¿De dónde vinieron estas palabras?” Al final del vídeo vi este texto: “De La Palabra manifestada en carne”. Inmediatamente llamé a dos librerías cristianas para ver si tenían ese libro, pero ambas dijeron que no. Justo cuando me sentía decepcionada, vi que debajo del vídeo había un número de contacto, al que llamé de inmediato. Una hermana contestó el teléfono y, a través de nuestra conversación, aprendí que no es un libro que se pueda comprar con dinero. Sentí que las palabras que había escuchado eran increíblemente valiosas, así que le dije que quería una copia del libro. Luego establecimos una cita para reunirnos.

Scripture quotations taken from www.LBLA.com . Copyright by The Lockman Foundation.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s