Testimonio cristiano 2020 | Cuando tenía 18 años

Testimonio cristiano 2020 | Cuando tenía 18 años

A los 18 años, Yilian fue detenida por la policía del PCCh por su fe. Emplearon todo tipo de tácticas para humillarla, torturarla, tentarla e incitarla, tratando de forzarla a traicionar a Dios y a sus hermanos y hermanas. Oró e invocó a Dios una y otra vez a lo largo de estas penalidades… ¿Cómo triunfó Yilian sobre Satanás y se mantuvo firme en el testimonio guiada por las palabras de Dios? Mira Cuando tenía 18 años para averiguarlo.
Sigue leyendo “Testimonio cristiano 2020 | Cuando tenía 18 años”

Palabras diarias de Dios | Fragmento 74 | “La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III”

Palabras diarias de Dios | Fragmento 74 | “La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III”

Cuando Dios se hace carne y vive en medio de la humanidad, ¿qué sufrimiento experimenta en la carne? ¿Lo entiende alguien realmente? Algunos afirman que Dios sufre en gran manera, y aunque Él es Dios mismo, las personas no comprenden Su esencia; siempre lo tratan como una persona, y esto hace que se sienta agraviado y perjudicado. Declaran que el sufrimiento de Dios es verdaderamente grande. Otros aseveran que Dios es inocente y sin pecado, pero que sufre lo mismo que la humanidad y es víctima de persecución, difamación e indignidades junto con ella; también dicen que Él soporta las malinterpretaciones y la desobediencia de Sus seguidores. En realidad, el sufrimiento de Dios no puede medirse. Parece que no entendéis realmente a Dios. De hecho, este sufrimiento del que habláis no cuenta como verdadero sufrimiento para Dios, porque hay uno mayor que este. ¿Cuál es, pues, el verdadero sufrimiento para Dios mismo? ¿Cuál es el verdadero sufrimiento para la carne del Dios encarnado? Para Dios, no es un sufrimiento que la humanidad no le entienda, que le malinterpreten y que no lo vean como Dios. Sin embargo, las personas sienten a menudo que Él debe de haber sufrido una gran injusticia, que durante el tiempo que está en la carne Dios no puede mostrar Su persona a la humanidad ni permitirle ver Su grandeza, y que se esconde humildemente en una carne insignificante, por lo que debió de ser terrible para Él. Las personas se toman a pecho lo que pueden entender y ver del sufrimiento de Dios, le manifiestan toda clase de simpatía, y a menudo hasta le elevarán una pequeña alabanza por ello. En realidad, existe una diferencia, una brecha entre lo que las personas entienden del sufrimiento de Dios y lo que Él siente realmente. Os estoy diciendo la verdad; para Dios, independientemente de que se trate del Espíritu de Dios o de la carne del Dios encarnado, ese no es un sufrimiento verdadero. ¿Qué hace, pues, sufrir a Dios de verdad? Hablemos sobre el sufrimiento de Dios tan sólo desde la perspectiva del Dios encarnado.
Sigue leyendo “Palabras diarias de Dios | Fragmento 74 | “La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III””

Testimonio cristiano 2020 | El misterio de los nombres de Dios

Testimonio cristiano 2020 | El misterio de los nombres de Dios

El protagonista es un cristiano devoto, quien cree firmemente en el siguiente versículo de la Biblia: “Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos” (Hechos 4:12). Está seguro de que, mientras defienda el nombre del Señor Jesús, será llevado al reino de los cielos cuando venga el Señor. Inesperadamente, su esposa le dice que Dios adoptó un nuevo nombre en los últimos días, lo que acaba por confundirlo. Pronto descubre en las Escrituras que, en el Antiguo Testamento, el nombre de Dios es “Jehová”, mientras que en el Nuevo Testamento, Su nombre es “Jesús”. ¡El nombre de Dios sí puede cambiar! Comienza a abandonar sus nociones y buscar la verdad y, al final, logra comprender el misterio de los nombres de Dios. Él acepta el nuevo nombre de Dios y asiste a la fiesta de las bodas del Cordero. Entonces, ¿cuál es el misterio detrás de los nombres de Dios? Pueden descubrirlo a través de la experiencia de este hombre.
Sigue leyendo “Testimonio cristiano 2020 | El misterio de los nombres de Dios”

Palabras diarias de Dios | Fragmento 73 | “La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III”

Las parábolas del Señor Jesús
1) La parábola del sembrador (Mateo 13:1-9)
2) La parábola del trigo y la cizaña (Mateo 13:24-30)
3) La parábola de la semilla de mostaza (Mateo 13:31-32)
4) La parábola de la levadura (Mateo 13:33)
5) La parábola del trigo y la cizaña explicada (Mateo 13:36-43)
6) La parábola del tesoro (Mateo 13:44)
7) La parábola de la perla (Mateo 13:45-46)
8) La parábola de la red (Mateo 13:47-50)
Sigue leyendo “Palabras diarias de Dios | Fragmento 73 | “La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III””

Testimonio cristiano 2020 | Mi espíritu liberado

Testimonio cristiano 2020 | Mi espíritu liberado

La protagonista es una bailarina que trabaja con otros hermanos y hermanas en las coreografías de los programas de baile para dar testimonio de Dios. Poco después se incorpora al cuerpo de baile la hermana Ye. Al ver que la hermana Ye sobresale en las coreografías y la admiran los hermanos y hermanas, la protagonista se muere de celos y pierde la motivación por el deber. Por el contrario, se devana los sesos constantemente en busca de maneras de aventajar a su hermana. En consecuencia, no solo no consigue la reputación y el estatus que esperaba, sino que dificulta el trabajo de la iglesia y la cesan del deber. Le embargan el sufrimiento, el arrepentimiento y el autorreproche. Al final, ¿cómo cambia sus objetivos equivocados de búsqueda y logra la libertad espiritual gracias al juicio y castigo de las palabras de Dios? Mira “Mi espíritu liberado” para averiguarlo.
Sigue leyendo “Testimonio cristiano 2020 | Mi espíritu liberado”

Palabras diarias de Dios | Fragmento 72 | “La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III”

Palabras diarias de Dios | Fragmento 72 | “La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III”

Cuando Dios se hace carne y vive en medio de la humanidad, ¿qué sufrimiento experimenta en la carne? ¿Lo entiende alguien realmente? Algunos afirman que Dios sufre en gran manera, y aunque Él es Dios mismo, las personas no comprenden Su esencia; siempre lo tratan como una persona, y esto hace que se sienta agraviado y perjudicado. Declaran que el sufrimiento de Dios es verdaderamente grande. Otros aseveran que Dios es inocente y sin pecado, pero que sufre lo mismo que la humanidad y es víctima de persecución, difamación e indignidades junto con ella; también dicen que Él soporta las malinterpretaciones y la desobediencia de Sus seguidores. En realidad, el sufrimiento de Dios no puede medirse. Parece que no entendéis realmente a Dios. De hecho, este sufrimiento del que habláis no cuenta como verdadero sufrimiento para Dios, porque hay uno mayor que este. ¿Cuál es, pues, el verdadero sufrimiento para Dios mismo? ¿Cuál es el verdadero sufrimiento para la carne del Dios encarnado? Para Dios, no es un sufrimiento que la humanidad no le entienda, que le malinterpreten y que no lo vean como Dios. Sin embargo, las personas sienten a menudo que Él debe de haber sufrido una gran injusticia, que durante el tiempo que está en la carne Dios no puede mostrar Su persona a la humanidad ni permitirle ver Su grandeza, y que se esconde humildemente en una carne insignificante, por lo que debió de ser terrible para Él. Las personas se toman a pecho lo que pueden entender y ver del sufrimiento de Dios, le manifiestan toda clase de simpatía, y a menudo hasta le elevarán una pequeña alabanza por ello. En realidad, existe una diferencia, una brecha entre lo que las personas entienden del sufrimiento de Dios y lo que Él siente realmente. Os estoy diciendo la verdad; para Dios, independientemente de que se trate del Espíritu de Dios o de la carne del Dios encarnado, ese no es un sufrimiento verdadero. ¿Qué hace, pues, sufrir a Dios de verdad? Hablemos sobre el sufrimiento de Dios tan sólo desde la perspectiva del Dios encarnado.
Cuando Dios se hace carne y se convierte en una persona corriente, normal, que vive en medio de la humanidad, codo con codo con las personas, ¿no puede ver ni sentir los métodos, las leyes y las filosofías de las personas para vivir? ¿Cómo le hacen sentir esos métodos y leyes para la existencia? ¿Siente aborrecimiento en Su corazón? ¿Por qué iba a sentirlo? ¿Cuáles son los métodos y las leyes de la humanidad para vivir? ¿En qué principios están arraigados? ¿En qué se basan? Los métodos, las leyes, etc., de la humanidad para vivir, todo está creado en base a la lógica, el conocimiento y la filosofía de Satanás. Los humanos que viven bajo estos tipos de leyes no tienen humanidad, ni verdad, todos ellos desafían a la verdad, y son hostiles a Dios. Si echamos un vistazo a la esencia de Dios, vemos que esta es exactamente lo contrario de la lógica, el conocimiento y la filosofía de Satanás. Su esencia está llena de justicia, verdad, santidad, y otras realidades de todas las cosas positivas. ¿Qué siente Dios en Su corazón, poseyendo esta esencia y viviendo en medio de esa humanidad? ¿No está lleno de dolor? Su corazón está dolido, y ese dolor es algo que ninguna persona puede entender ni comprender. Y es que todo lo que Él afronta, se encuentra, oye, ve y experimenta es la corrupción, el mal y la rebelión contra la verdad y la resistencia a la misma. Todo lo que viene de los humanos es la fuente de Su sufrimiento. Es decir, como Su esencia y la de los seres humanos corruptos no son la misma, la corrupción de estos pasa a ser la fuente de Su mayor sufrimiento. ¿Puede Dios, al hacerse carne, encontrar a alguien que comparta un lenguaje común con Él? Esto no se puede hallar entre los hombres. No hay quien pueda comunicar ni tener este diálogo con Dios. ¿Qué tipo de sentimiento dirías que tiene Dios? Las cosas que las personas exponen, aman, buscan y anhelan están todas relacionadas con el pecado, con tendencias malvadas. Cuando Dios afronta todo esto, ¿no es como un cuchillo para Su corazón? ¿Podría tenerlo henchido de gozo frente a estas cosas? ¿Podría hallar consuelo? Los que están viviendo con Él son seres humanos llenos de rebeldía y maldad; ¿cómo podría no sufrir Su corazón? ¿Cómo es de grande este sufrimiento en realidad, y a quién le preocupa? ¿Quién presta atención? ¿Y quién podría apreciarlo? Las personas no tienen forma de entender el corazón de Dios. Su sufrimiento es algo que las personas son particularmente incapaces de apreciar, y la frialdad y el entumecimiento de la humanidad profundizan aún más el sufrimiento de Dios.
Sigue leyendo “Palabras diarias de Dios | Fragmento 72 | “La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III””

Testimonio cristiano 2020 | Las recompensas de cumplir con el deber propio

Testimonio cristiano 2020 | Las recompensas de cumplir con el deber propio

Yang Mingzhen fue empresaria, propietaria de una fábrica, y sus amigos y familiares la consideraban una heroína. Es apasionada en su búsqueda y cumple sin descanso su deber en la iglesia después de haber obtenido su fe, por lo que cree que tiene alguna realidad de sumisión a Dios. Sin embargo, cuando la iglesia le encarga que reciba a los hermanos y las hermanas en su casa, en apariencia acepta, aunque a regañadientes, mientras que por dentro se siente confusa y reacia. Según su opinión, hacer de anfitriona es demasiado modesto, y cree que los demás la mirarán por encima del hombro. Ante este deber contrario a sus propios deseos, ¿será capaz de someterse de verdad? ¿Y qué frutos recogerá al final?
Sigue leyendo “Testimonio cristiano 2020 | Las recompensas de cumplir con el deber propio”

Palabras diarias de Dios | Fragmento 71 | “La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III”

Palabras diarias de Dios | Fragmento 71 | “La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III”

Perdonar setenta veces siete
(Mateo 18:21-22) Luego vino Pedro hacia Él y dijo: Señor, ¿cuántas veces debo perdonar a mi hermano que ha pecado contra mí? ¿Hasta siete veces? Jesús le dijo: No te digo hasta siete veces, pero hasta setenta veces siete.
El amor del Señor
(Mateo 22:37-39) Jesús le dijo: Tú amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primer y principal mandamiento. Y el segundo es similar: ama a tu prójimo como a ti mismo.
De estos dos pasajes, uno habla del perdón y el otro del amor. Estos dos temas destacan realmente la obra que el Señor Jesús quería llevar a cabo en la Era de la Gracia.
Sigue leyendo “Palabras diarias de Dios | Fragmento 71 | “La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III””