Capítulo 16

Iglesia de Dios Todopoderoso,Dios Todopoderoso,Relámpago Oriental

Hay tanto que deseo decir al hombre, tantas cosas que Yo tengo que contarle. Pero las habilidades de aceptación del hombre son muy escasas; es incapaz de comprender plenamente Mi palabra conforme a lo que Yo proveo, y sólo entiende un aspecto, pero permanece ignorante del resto. Sigue leyendo “Capítulo 16”

Capítulo 15

Iglesia de Dios Todopoderoso,Dios Todopoderoso,Relámpago Oriental

El hombre es una criatura sin conocimiento de sí mismo. Sin embargo, aunque es incapaz de conocerse a sí mismo, conoce a todos los demás como la palma de su mano, como si todos los otros hubiesen pasado primero su inspección y recibido su aprobación antes de decir o hacer cualquier cosa y, por ende, como si él hubiese tomado la medida entera de todas las demás personas, incluyendo su estado psicológico. Sigue leyendo “Capítulo 15”

Capítulo 14

Iglesia de Dios Todopoderoso,Dios Todopoderoso,Relámpago Oriental

A lo largo de las eras, ningún ser humano ha entrado en el reino y por tanto nadie ha disfrutado la gracia de la Era del Reino, nadie ha visto el Rey del Reino. Aunque bajo la iluminación de Mi Espíritu muchas personas han profetizado la belleza del reino, no conocen sino su exterior, no su significado interior. Sigue leyendo “Capítulo 14”

Capítulo 13

La Palabra manifestada en carne,Declaraciones de Cristo de los últimos días

Ocultas dentro de las proclamaciones de Mi voz se encuentran varias de Mis intenciones. Pero el hombre no conoce ni entiende ninguna de mis intenciones, y sigue recibiendo Mis palabras desde el exterior y las sigue desde el exterior, sin ser capaz de darse cuenta de Mi corazón o de intuir Mi voluntad a partir de Mis palabras. Sigue leyendo “Capítulo 13”

Capítulo 9

Dado que tú eres uno del pueblo de Mi familia, y puesto que eres fiel en Mi reino, todo lo que haces debe cumplir con los estándares que requiero. Yo no te pido que seas nada más que unas nubes a la deriva, sino que seas como nieve resplandeciente, y poseído por su esencia y más aún, por su valor. Sigue leyendo “Capítulo 9”