Cómo resolver una sequía espiritual: la respuesta se encuentra dentro de su experiencia (Parte 2)

Por Yangwang, Corea del Sur

El 5 de febrero de 2016, dos hermanas, una de China y su intérprete coreano, desafiaron el clima frío para venir a mi casa. Me preguntaron cómo había escuchado sobre el libro “La Palabra manifestada en carne”, y se esforzaron por comprender mi interés en leer el libro y mi propio viaje de fe. Una vez que les conté mi historia, la hermana china me contó con la ayuda del intérprete que el Señor Jesús ya había regresado, que Él es Dios TodopoderosoCristo de los últimos días. Ella también compartió esta comunión conmigo: “Dios Todopoderoso, el Señor Jesús que regresó ha hecho una etapa de la obra de juicio comenzando con la casa de Dios, es decir, la obra de la Era del Reino. Él ha expresado millones de palabras, desvelando muchos misterios, contándonos muchas cosas, como la historia interna de Su plan de gestión de 6,000 años, los misterios de las tres etapas de Su obra, cómo las personas pueden liberarse del pecado y ser purificadas por Dios, así como cuál será el resultado de la humanidad y el destino final. Solo si oramos en el nombre de Dios Todopoderoso y aceptamos Su nueva obra, podremos seguir los pasos del Cordero y ser nutridos en nuestras vidas. Solo entonces nuestras almas sedientas serán alimentadas y regadas… Me sorprendió oírla decir esto. Pensé: “¿El Señor realmente ha regresado? ¿Dios Todopoderoso es el Señor Jesús que hemos estado anhelando?” Aunque sabía que el Señor Jesús regresaría, no fui completamente capaz de aceptar a Dios Todopoderoso del que dieron testimonio. Pero luego pensé en los fariseos que siempre esperaban la venida del Mesías, pero cuando el Señor Jesús vino a obrar, se negaron a reconocerlo. No solo fallaron en buscar e investigar la aparición y la obra del Señor Jesús, sino que lo condenaron y blasfemaron locamente, finalmente clavándolo en la cruz. Como resultado de su oposición a Dios, quedaron sujetos al castigo de Dios. Me había advertido a mí misma tantas veces que, sin importar qué, no podría ser como los fariseos cuando el Señor Jesús regresara, resistiéndose al Señor, eso sería cometer el mismo error que ellos. Entonces se me ocurrió que cuando nació el Señor Jesús, los profetas Simón y Ana lo reconocieron como el Mesías venidero. Siempre habían sido personas piadosas que servían a Dios y habían anhelado la venida del Redentor. Debido a su piedad, vieron al Señor durante toda su vida (véase Lucas 2:25-38). Siempre los he admirado y he querido ser como ellos cuando el Señor Jesús regrese, reconociendo y aceptando Su segunda venida. Al escuchar la noticia del regreso del Señor Jesús, ¿por qué no lo buscaría e investigaría? Entonces, después de que estas dos hermanas concluyeron su comunión y me llevaron a orar en nombre de Dios Todopoderoso, dudé por una fracción de segundo antes de unirme a ellas en oración. Esa hermana luego me entregó el libro y enfatizó que todo lo que había dentro había sido expresado personalmente por Dios, y que era crítico para lograr la salvación y la vida misma. Ella dijo que ciertamente debería leerlo con una actitud seria. Mientras se preparaban para irse, me despedí de mala gana, luego los miré mientras se alejaban.

Comencé a leer las palabras de Dios después de eso, y al conectarme y tener reuniones con hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso, escuché aún más las nuevas palabras de Dios y muchas canciones nuevas del reino. Todas estas palabras me abrieron los ojos a tantas verdades y cuando encontraba un problema descubría que tenía un camino de práctica. Mi vida espiritual sedienta estaba realmente siendo regada y mi relación con Dios se hizo mucho más cercana. Esto me hizo aún más segura de que la Iglesia de Dios Todopoderoso es la iglesia con la obra del Espíritu Santo que había estado buscando. Leí estas palabras de Dios: “La fe verdadera en Dios significa que la gente experimenta Sus palabras y Su obra en base a la creencia de que Él tiene soberanía sobre todas las cosas. Por tanto, se logrará desechar el carácter corrupto, se satisfará el deseo de Dios, y se llegará a conocerlo. Sólo emprendiendo ese paso se puede decir que se cree en Dios” (‘Prefacio’ en “La Palabra manifestada en carne”). Dije un “Amén” a estas dentro de mi corazón, y pensé en mis propias experiencias en mi creencia. Había sido ingenuamente complaciente con la gracia de la redención del Señor Jesús, pensando que tener reuniones, orar, leer las Escrituras y trabajar para el Señor era equivalente a tener fe. Realmente no entendí el verdadero significado de la fe. Leer esas palabras fue realmente esclarecedor para mí: me di cuenta de que tener fe requiere someternos a la obra y las palabras de Dios para que nuestros caracteres corruptos puedan cambiarse y podamos obtener la verdad, y de esta manera podemos llegar a conocer a Dios. Solo pasar por este tipo de proceso es tener fe en Dios. Solo estas pocas palabras concisas explicaron completamente el verdadero significado de la fe y me señalaron hacia mi futuro camino de creencia en Dios. Solo Dios podía pronunciar tales palabras. Más tarde leí algunas de las palabras de Dios Todopoderoso que exponen la verdad de nuestra corrupción como humanos. Por ejemplo, reveló que trabajamos y nos dedicamos no porque amamos a Dios y queremos satisfacerlo, sino con la esperanza de intercambiarlo por las bendiciones del reino de los cielos y realizar transacciones con Dios. Además, somos arrogantes y seguros de nosotros mismos, sin temor a Dios. En el momento en que Su obra no está en línea con nuestras nociones o lo que imaginamos, arbitrariamente lo juzgamos y condenamos. Esto se puede comparar con los Hebreos 4:12, “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón”. Al leer esto, sentí aún más que las palabras expresadas por Dios Todopoderoso realmente son palabras de Dios, porque solo Dios puede escudriñar las profundidades de los corazones humanos, inspeccionar nuestros pensamientos e ideas y saber exactamente lo que estamos pensando, y solo Dios puede tan precisamente diseccionar la verdad de nuestra corrupción. Además, muchas de las palabras de Dios Todopoderoso abrieron los misterios a muchos pasajes de la Biblia que nunca antes había entendido, como lo que realmente significa “ser arrebatado”, cuál es el juicio de los últimos días, más el misterio del Hijo del hombre. Además, al tener comunicaciones en las palabras de Dios con hermanos y hermanas, realmente obtuve sustento espiritual: fue la lluvia después de una larga sequía en mi vida. Estaba siendo alimentada y regada por las palabras pronunciadas por Dios Todopoderoso. También vi que los hermanos y hermanas difundían el evangelio del reino de Dios con absoluta fe y cumplían con entusiasmo sus deberes, lo que, a su vez, despertó mi propia fe. Pensé que si la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días no fuera la verdadera, ¿de dónde vendría la increíble energía de los hermanos y hermanas para difundir el evangelio? Esto fue completamente el fruto de la obra del Espíritu Santo. Cuanto más lo miraba, menos dudas quedaban en mi corazón. Determiné que Dios Todopoderoso realmente es el Señor Jesús que regresó, y que esta es la iglesia con la obra del Espíritu Santo. ¡La Iglesia de Dios Todopoderoso es la verdadera iglesia! Al leer las palabras de Dios Todopoderoso, personalmente experimenté el significado detrás de lo que el Señor Jesús dijo: “Pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna” (Juan 4:14). Resulta que sólo Cristo de los últimos días tiene la fuente del agua viva, y ahora finalmente he encontrado la fuente del manantial de vida. Ya no necesito ir a todas partes buscando una iglesia con la obra del Espíritu Santo.

También aprendí algo de la esencia del mundo religioso, así como la raíz de su desolación al leer las palabras de Dios Todopoderoso. Las palabras de Dios dicen: “Los que no siguen la obra presente del Espíritu Santo, no han entrado en la obra de las palabras de Dios y, no importa cuánto trabajen o cuán grande sea su sufrimiento o cuánto corran, nada de esto quiere decir algo para Dios y Él no los elogiará. […] El servicio que está divorciado de las declaraciones actuales del Espíritu Santo es un servicio que es de la carne y de las concepciones y no puede estar de acuerdo con la voluntad de Dios. Si las personas viven entre las concepciones religiosas, entonces no pueden hacer nada que sea digno de la voluntad de Dios y aunque sirvan a Dios, sirven en medio de su imaginación y de sus concepciones y son totalmente incapaces de servir de acuerdo con la voluntad de Dios” (‘Conoce la nueva obra de Dios y sigue las pisadas de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”). “No así a las personas que no aceptan la nueva obra: ellas están fuera de la corriente del Espíritu Santo y la disciplina y la amonestación del Espíritu Santo no se aplican a ellas. Estas personas viven todo el día dentro de la carne, viven dentro de sus mentes y todo lo que hacen es de acuerdo a la doctrina que se produce por el análisis y la investigación de sus propios cerebros. Tales cosas no son las exigencias de la nueva obra del Espíritu Santo, mucho menos es la cooperación con Dios. Los que no aceptan la nueva obra de Dios son despojados de la presencia de Dios y, además, son privados de las bendiciones y de la protección de Dios. La mayoría de sus palabras y acciones se aferran a las exigencias del pasado de la obra del Espíritu Santo; son doctrina, no la verdad. Tal doctrina y regla son suficientes para probar que lo único que los une es la religión; no son los escogidos o los objetos de la obra de Dios. La asamblea de todos los que están entre ellos sólo se puede llamar un gran congreso de religión y no se puede llamar una iglesia. Este es un hecho inalterable” (‘La obra de Dios y la práctica del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”). Comprendí por las palabras de Dios que en mi iglesia anterior y en todas las otras que probé, ya que no habían aceptado la nueva obra de Dios, estaban rezagadas con respecto a la obra del Espíritu Santo y no eran más que una religión: ya no eran Iglesias de Dios. También vi que cuando los pastores y ancianos de esas iglesias predicaban, solo se enfocaban en interpretar el conocimiento y la doctrina de la Biblia, y estaban constantemente elevando y dando testimonio de sí mismos. Se jactaban de cuánto habían sufrido y el alto precio que habían pagado. No exaltaron a Dios, ni dieron testimonio de Él, ni llevaron a las personas a poner en práctica las palabras de Dios y realmente experimentarlas. Además de todo eso, eligieron diáconos en función de sus propios caprichos; pensaban que estaban llenos del Espíritu Santo al hablar en lenguas y creían que esto era una prueba de haber sido salvados por Dios. De hecho, todas estas cosas simplemente provienen de la reflexión, el análisis que las personas hacen en sus cabezas, de sus nociones e imaginaciones. Ese tipo de guía de los líderes religiosos difiere de las enseñanzas del Señor y viola Su voluntad. Agitan la bandera de la fe en el Señor, pero no se aferran a Su camino ni respetan Sus mandamientos. En cambio, toman sus propias nociones e imaginaciones como la verdad, confiando arrogantemente en sus propias ideas, siendo arbitrarios y arrogantes. El camino en el que se encuentran es completamente contrario al camino del Señor. Las personas así no son realmente creyentes en el Señor, y una congregación de ellos no constituye una iglesia. Más bien, es solo una denominación o un grupo religioso, pero Dios se ha apartado de este tipo de grupos religiosos y de este tipo de personas: no se muestra a ellos. Es por eso que los creyentes no pueden obtener el liderazgo de Dios en lugares como ese. Solo estarán espiritualmente sedientos y hambrientos, incapaces de obtener ningún sustento. Si no buscan e investigan la obra de Dios de los últimos días y aceptan el regreso del Señor Jesús, sino que continúan creyendo dentro de los límites de esas iglesias, finalmente no podrán acoger el regreso del Señor ni obtener Su aprobación.

Dios Todopoderoso también dijo: “Dios cumplirá este hecho: Él hará que todas las personas en todo el universo vengan ante Él y adoren al Dios que está en la tierra, y Su obra en otros lugares cesará, y las personas serán obligadas a buscar el camino verdadero. Será como José: todos fueron a él por comida y se postraron ante él porque él tenía cosas para comer. Con el fin de evitar la hambruna, las personas serán obligadas a buscar el camino verdadero. Toda la comunidad religiosa sufrirá una severa hambruna y sólo el Dios de hoy es la fuente de agua viva, que posee la fuente que siempre fluye provista para el disfrute del hombre, y las personas vendrán y dependerán de Él” (‘El Reino Milenario ha llegado’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Considero el universo en su totalidad y veo que[a] es un momento oportuno para Mi obra, por lo que me apresuro de un lado al otro y hago Mi nueva obra sobre el hombre. […] Obraré en todo el universo y realizaré una obra maravillosa, revelando toda Mi gloria y todas Mis acciones al hombre en los últimos días. Mostraré Mi semblante glorioso en toda su plenitud a quienes han esperado muchos años por Mí, a quienes han anhelado que Yo llegue sobre una nube blanca, a Israel, que ha anhelado que Yo aparezca de nuevo, y a toda la humanidad que me persigue, para que todos sepan que hace mucho tiempo retiré Mi gloria y la llevé al oriente, así que ya no está en Judea. ¡Porque ya han llegado los últimos días!” (‘Los siete truenos retumban: profetizan que el evangelio del reino se extenderá por todo el universo’ en “La Palabra manifestada en carne”). Al leer las palabras de Dios, llegué a comprender que el Señor Jesús ha regresado en la carne en los últimos días para hacer una nueva obra, abriendo la Era del Reino y concluyendo a la Era de la Gracia, por lo que la obra del Espíritu Santo ha cambiado en consecuencia a la obra de Dios de los últimos días. El mundo religioso ha perdido por completo la obra del Espíritu Santo, y los que están atrapados en un entorno religioso también han caído en la oscuridad y la desolación. Es como la última parte de la Era de la Ley cuando el Señor Jesús encarnado estaba haciendo una obra en una etapa superior fuera del templo. Eso concluyó la Era de la Ley y comenzó la Era de la Gracia, y la obra de Dios se trasladó a la obra de redención para la Era de la Gracia. El templo se volvió desolado, y aquellos que solo confirmaron la obra de Jehová Dios pero se negaron a aceptar la obra del Señor Jesús cayeron en la oscuridad y no tuvieron un camino que tomar. Esto me hizo pensar en Amós 8:11 en la Biblia: “Mirad, los días vienen, dice el Señor Jehová, cuando mandaré hambruna a la tierra, no un hambre de pan ni el deseo de beber agua, sino de escuchar las palabras de Jehová”*. Entonces entendí completamente por qué había estado yendo y viniendo a diferentes iglesias y había escuchado los sermones de tantos pastores famosos, pero aún no había ganado sustento para mi vida, mientras escuchaba las palabras de Dios Todopoderoso era un trago de agua para mi espíritu sediento. Resulta que todo esto fue porque Dios ha llevado a cabo una nueva obra; la obra del Espíritu Santo ha cambiado. El Espíritu Santo ahora solo apoya la obra realizada en nombre de Dios Todopoderoso, y no importa cuán bien se realice la obra desde la etapa de obra del Señor Jesús, no obtendrá la aprobación de Dios. Doy gracias a Dios por guiarme a seguir los pasos del Cordero para poder seguir la obra actual de Dios. ¡Estoy agradecida de que puedo beber del agua viva de la vida que Dios me ha otorgado!

Estoy agradecida de que Dios no me haya echado a un lado, que me haya permitido dar la bienvenida al regreso del Señor Jesús durante mi vida. También estoy agradecida de que me haya dado el sustento de todas estas palabras y me haya otorgado tantas verdades, nutriendo mi espíritu hambriento. ¡Cuanto más lo pienso, más bendecida me siento! También me recuerda estas palabras de Dios: “El camino de la vida no es algo que cualquiera pueda tener ni tampoco todos lo pueden conseguir con facilidad. Esto se debe a que la vida sólo puede proceder de Dios, es decir, sólo Dios mismo posee la esencia de la vida; no hay camino de vida sin Dios mismo y por eso sólo Dios es la fuente de la vida y el manantial del agua viva de la vida que siempre fluye” (‘Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna’ en “La Palabra manifestada en carne”). Dios Todopoderoso es la fuente de vida para todas las cosas. Sus palabras son el camino, la verdad y la vida, que nos proporcionan un sustento rico. Nos proveen y riegan continuamente y resuelven cada uno de nuestros problemas. Son inagotables e ilimitados. Mientras entendemos más la verdad, más en paz estamos, más brillantes son nuestros corazones y más nos acercamos a Dios. Todo esto es fruto de aceptar la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días. ¡Gracias a Dios Todopoderoso!

Nota al pie:

a. El texto original no contiene la frase “veo que”.

Some Scriptures taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s